home
temas · enfoque   
temas bibliografía agenda archivo antología calendario enlaces perfil

Joseph Chan

Producción del sentido de justicia confuciana

 
English
Summary

I argue that Confucian justice is primarily based on the idea of 'gong', which can be understood as 'impartiality'. This idea requires government to care for people without favoritism or discrimination. The good life of people is understood in terms of the extent to which they develop moral virtues and engage in valuable human relationships. Government has a responsibility to promote the conditions that are necessary to the good life. The idea of impartiality implies that the government should create or foster these conditions impartially for all so that each person is in the position to lead a good life. A just society therefore has the following features. (1) Sufficiency for all – there is state provision to ensure that each citizen enjoys a level of material goods sufficient to live a good life. First priority would be given to the poor and needy. (2) Universal education – there is publicly sponsored education for all. (3) Meritocracy – social positions and offices are distributed, and hence differential rewards justified, on the basis of individual merit. Confucian justice differs from egalitarian justice in that the former does not seek to equalize life chances as such. It does not see natural inequalities (such as unequal natural talents) or social inequalities (such as unequal family background) as inherently unjust. When it comes to matters about people's well being, material welfare, and life chances, Confucian justice seeks to promote sufficiency for all and not equality between individuals.


Content

english  

1. Introducción
2. Principios confucianos en la distribución de recursos
2.1 Prioridad a los que estén peor: ayuda al desamparado
2.2 Incrementando el bienestar económico de todos
2.3 Meritocracia: cargos públicos y retribuciones diferentes
       están basados en el mérito individual

3. ¿Son ellos los principios de la justicia?
4. Justicia e igualdad
4.1 ¿Igual oportunidad educativa?
4.2 ¿Igual prosperidad material?
5. Justicia confuciana: realidad histórica y relevancia contemporánea
5.1 Realidad histórica
5.2 ¿Es todavía hoy atractiva?



 1. Introducción

James Wang:
The Confucian Filial Obligation and Care for Aged Parents.
Paideia World Philosophy Conference Paper.
1998.
external linkArtículo


George F. McLean (ed.):
Tradition, Harmony and Transcendence.
Washington 1993.
(Cultural Heritage and Contemporary Life Series III, Asia, Vol. 5)
external linkLibro

1

  La noción confuciana de justicia (yi) tiene diferentes significados, el más importante de los cuales se refiere a la rectitud de la persona o a lo apropiado de la acción individual. Obrar de acuerdo con el yi es obrar de acuerdo con las normas éticas asociadas con el rol social de cada uno – por ejemplo, el yi de un hijo es ser fiel a sus padres. La mayoría de los análisis del yi en la literatura erudita contemporánea se centraliza en este significado principal. Sin embargo, el tema de la presente publicación de este periódico es sobre la "justicia social", lo que tomo en el sentido de justicia en distribución de recursos (o, más generalmente, beneficios o gravámenes). La justicia social, o justicia distributiva, rara vez ha llamado la atención de los estudiosos del confucianismo. Una razón para esto es que esa "justicia social" no es un concepto prominente en el confucianismo, por lo que recibe poco tratamiento explícito y sistemático en los textos confucianos. Es difícil decir si el confucianismo tiene una teoría de justicia social. Las razones son parcialmente conceptuales – qué significa "justicia social" no es muy claro; parcialmente interpretativas – los conceptos tradicionales confucianos son bastante diferentes de los conceptos social y político modernos y por esto se dificulta ser interpretado en lenguajes modernos; y parcialmente históricas – las condiciones históricas en las que el confucianismo se elabora son muy diferentes, en los tiempos presentes, de aquéllas.

2

  La estrategia de este breve ensayo es, por lo tanto, comenzar con algunos elementos (relativamente) no controversiales en el confucianismo y entonces proseguir, paso a paso, a unos más controversiales. La parte 2 esboza los tres principios básicos confucianos de distribución de recursos. La parte 3 debate si estos principios pueden ser considerados como principios de justicia (para decirlo brevemente, "justicia" significará desde ahora "justicia social"). La parte 4 trata de determinar si la justicia implica igualdad. La parte 5 debate la extensión en la cual la justicia confuciana fue realizada en la China premoderna. También compara la justicia confuciana con las modernas teorías igualitarias de justicia.



 2. Principios confucianos en la distribución de recursos

»En el confucianismo, la aceptación de una jerarquía social existe lado a lado con un fuerte compromiso moral por el bienestar de la gente, especialmente la gente común, el pobre y el necesitado.«

3

  La antigua China, como en muchas otras sociedades antiguas, estaba marcada por una estratificación social clara y profunda. En el nivel más alto de la sociedad estaba el grupo dominante: el emperador y sus ministros más antiguos. Más abajo estaba el nivel de los aristócratas, quienes eran parientes del emperador, o la elite política que escalaba la escalera social a través de muchos años de servicio civil, o jefaturas hereditarias de clanes prestigiosos. Levemente abajo estaba el nivel de los funcionarios civiles inferiores y la intelligentsia, quienes eran gente bien educada y equipada con capacidades morales y literarias para servir en el gobierno, educación, religión, y otros asuntos civiles. En el nivel más bajo estaba el vulgo, que recibía poca educación, y aguardaba seguir el liderazgo de una elite política en los asuntos sociales y políticos.

4

  El confucianismo como una tradición de pensamiento nació en China más de dos mil quinientos años atrás y el corazón de sus ideas puede ser rastreado hasta las enseñanzas de Confucio (551-479 a.C.) o aun antes. El confucianismo no desafió fundamentalmente el tipo de sociedad jerárquica en la cual se originó. Para la mayor parte de la gente, en la antigüedad, la jerarquía social era tan natural como la sociedad humana misma. Sería un anacronismo esperar que el confucianismo fuera capaz de imaginar una sociedad igualitaria en la cual cada individuo gozara de un igual punto de partida y de un igual acceso a oportunidades sociales. Aunque el confucianismo no era tal sin sus elementos "progresistas". En el confucianismo, la aceptación de una jerarquía social existe lado a lado con un fuerte compromiso moral por el bienestar de la gente, especialmente la gente común, el pobre y el necesitado, y un fuerte reconocimiento del mérito individual antes que lo heredado como las bases más fundamentales de los cargos públicos. Estos compromisos están reflejados en los siguientes tres principios básicos distributivos en el confucianismo.



 2.1 Prioridad a los que estén peor: ayuda al desamparado

Sanderson Beck:
Confucius, Mencius and Xun-zi.
1998.
external linkArtículo


Jennifer Leslie Torgerson:
The Relation Between Metaphysics and Ethics in Mencius and Plato.
1999.
external linkArtículo


Henry G. Skaja:
"Philip J. Ivanhoe: Ethics in the Confucian Tradition: The Thought of Mencius and Wang Yang-ming".
En: Philosophy East and West 44.3 (1994), 559-575.
external linkReseña


Chen Huazhong:
Confucius Educating Humanity.
Paideia World Philosophy Conference Paper.
1998.
external linkArtículo


David Jones:
"Teaching/Learning Through Confucius: Navigating Our Way Through The Analects".
En: Education About Asia 5.2 (2000).
external linkArtículo

5

  Todos los pensadores del confucianismo clásico compartieron la visión de que la tarea más básica de gobierno es aliviar el sufrimiento de la gente. Aquéllos quienes eran incapaces de ayudarse a sí mismos y no tenían familia para asistirlos debían recibir ayuda directamente desde el gobierno.

6

  Mencio: »Hombres ancianos sin esposas, mujeres ancianas sin maridos, gente anciana sin niños, niños sin padres – estos cuatro tipos de personas son los más desamparados y no tienen nadie que los ayude. Cuantas veces el Rey Wen puso medidas benevolentes en vigor, siempre les dio la primera atención  1 

7

  Mencio (aprox. 379-289 a.C.), un maestro confuciano, dice que estas cuatro categorías de personas son las más desamparadas y no tienen a nadie para ayudarlas. Deberían recibir la primera atención del gobierno. En terminología moderna, es a los están en "lo peor", a quienes el gobierno debería dar (primera) prioridad.  2  Similarmente, Xunzi (aprox. 340-245 a.C.), otro maestro confuciano, dice que el gobierno debería sostener y cuidar a los perjudicados y »darles funciones oficiales según sus capacidades y empleos adecuados para que se alimenten y se vistan ellos mismos, de modo que todos estén incluidos y ninguno esté descuidado«.  3 



 2.2 Incrementando el bienestar económico de todos

8

  Otra tarea básica del gobierno es promover el bienestar económico de la gente. Para los confucianos, el bienestar económico tiene además prioridad sobre la educación en el gobierno de la gente.

9

  Confucio: »Ranyou condujo el carruaje del Maestro en un viaje a Wey. Entonces, el Maestro señaló: '¡Qué población numerosa!'. Ranyou preguntó: 'Cuando la gente ya es tan numerosa, ¿qué más se puede hacer por ellos?'. El Maestro dijo: 'Hacerlos prósperos'. 'Cuando la gente ya es próspera', preguntó Ranyou, '¿qué más se puede hacer por ellos?'. 'Enseñarles', replicó el Maestro.«  4 

10

  Hay dos puntos que merecen nuestra atención. Primero, acentuar la importancia de promover el bienestar económico de las personas. La preocupación de Confucio no se restringe a los gobernantes o al noble sino que se extiende a toda la población. Después diremos más sobre esto. Segundo, el énfasis en asegurar la prosperidad material para la gente no implica un Estado benefactor que cuida cada aspecto de la vida de las personas de la cuna a la tumba. Para los confucianos clásicos, las condiciones para la suficiencia material no son difíciles de alcanzarse. Las más importantes de ellas son los impuestos leves y una apropiada distribución de la tierra.  5  Por ejemplo, Mencio cree que la pobreza está causada mayormente por una mala administración política – pesados impuestos, escaso control económico, inapropiada distribución de la tierra, y confusos límites territoriales. Cuando se cambia la dirección de una mala administración , las personas vivirán bien de sus trabajos, y cuando ellas tengan acumulado suficiente sostén material para sus familias, tendrán el tiempo libre para aprender virtudes y cuidar de los integrantes de sus familias y de los más ancianos.  6 



 2.3 Meritocracia: cargos públicos y diferentes retribuciones
      están basados en el mérito individual


11

  Todos los pensadores confucianos acentúan la necesidad de seleccionar los virtuosos y capaces de servir en el gobierno, independiente de sus antecedentes sociales y económicos. Esta idea fue adoptada por una dinastía tras otra, y devino en lo que es ahora ampliamente conocido como el tradicional sistema de examen competitivo chino para el servicio civil. Este sistema probó ser el canal más importante para la movilidad social en China. Xunzi es el pensador clásico que más fuertemente defendió una sociedad ordenadamente organizada y diferenciada, en la cual las distinciones de rango social y de autoridad se sostienen como necesarias para la estabilidad social. Aunque también él es el pensador quien más fuertemente argumenta que las clases sociales no deberían ser permanentes sino organizadas por el principio del mérito individual.

12

  Xunzi: »Aunque ellos sean descendientes de reyes y duques, o caballeros e ilustres funcionarios, si son incapaces de observar devotamente los requerimientos del ritual y los principios morales, deberían ser relegados a la posición de los inferiores. Aunque ellos sean los descendientes de los inferiores, si acumulan cultura y estudio, rectifican su carácter y conducta, y son capaces de observar devotamente los requerimientos de los principios rituales y la justicia, deberían ser llevados a los rangos de un primer ministro, caballero o ilustre funcionario.«  7 



 3. ¿Son ellos los principios de la justicia?

»'Justice' is about fair distribution of benefits and burdens in society. The idea of gong, or impartiality, gives one interpretation of "fair distribution" – a law or policy is fair or just only if it impartially treats the subjects who would be affected by it.«

13

  Una cosa es expresar que hay principios confucianos en la distribución de recursos, y otra muy distinta expresar que ellos son los principios de la justicia. Quiero argüir que los principios distributivos segundo y tercero, y posiblemente el primero también, pueden ser considerados como principios de la justicia. Comencemos con el segundo principio. Promover la prosperidad de todos es frecuentemente descrita en los textos confucianos como un requerimiento del gong, lo que puede ser traducido como "imparcialidad" en muchos contextos. El enlace entre gong y justicia puede ser entendido del siguiente modo. "Justicia" se refiere a la equitativa distribución de beneficios y gravámenes en la sociedad. La idea de gong, o imparcialidad, da una interpretación de "distribución equitativa" – una ley o política es equitativa o justa solamente si trata imparcialmente los sujetos que estarían afectados por ella. El popular refrán chino tradicional "el mundo (tian xia) no es de una persona sino del mundo entero", que aparece en Lushi chunqiu (que es un texto importante en el canon confuciano), expresa claramente la idea de que las normas políticas deberían ser imparciales o equitativas (gong) para todos – lo que significa que las normas políticas deberían promover el bien de todos sin prejuicio o favoritismo. En otras palabras, sería una violación de la equidad o justicia (gong) si el gobernante estuviera interesado selectivamente sólo sobre algunas personas.  8  Similarmente, la noción de tia xia wai gong (literalmente, "el mundo es para todos") que aparece en Liji (el texto principal en el canon), retrata un ideal en el que los políticos existen para el bien de todos. Así, uno realmente puede tomar el principio de que el bienestar de todos debería ser promovido como una expresión de la idea de gong o imparcialidad, lo cual es una concepción de justicia.

14

  Por el tercer principio los confucianos creen que es equitativo que los cargos públicos estén distribuidos solamente sobre la base del mérito individual y no sobre la base de sus antecedentes de clase o conexiones familiares. Promover gente que claramente no merece una posición oficial crearía descontento público.

15

  Confucio: »El duque Ai if Ku interrogó a Confucio, preguntando: '¿Qué puede hacer uno para ganar la lealtad de la gente?'. Confucio replicó: 'Eleva la verdad y colócala sobre lo torcido, y la lealtad de la gente será tuya; eleva lo torcido y colócalo sobre la verdad, y la gente no será tuya'.«  9 

16

  En muchos lugares de Xunzi, la equidad en la elaboración de políticas y leyes, y la distribución de cargos, son vistas como las bases de la norma correcta, la paz social y la estabilidad.

17

  El primer principio – dar prioridad los que estén peor – ¿es un principio de justicia? Los textos no parecen dar una respuesta claramente afirmativa. En el confucianismo la responsabilidad moral del gobierno de atender a los necesitados puede ser justificada (tanto) por un ideal humanitario, tal como la ética confuciana de benevolencia, o por una concepción paternalista del Estado, más que por la justicia. Sin embargo uno podría hacer uso de la noción de gong o imparcialidad para sostener el principio. Supongamos que no hay escasez de recursos materiales en una sociedad, pero el gobierno elige no usarlos para ayudar a los hambrientos; entonces uno puede acusar correctamente al gobierno de favorecer una clase sobre otra. El gobierno viola seriamente los requerimientos del gong por no dar ninguna debida atención a los hambrientos. Mencio dice siempre que en esta situación la no-acción de los mandatarios – dejar aquellos hambrientos a la muerte – es equivalente a matarlos, por lo cual él debería ser totalmente responsable).  10 



 4. Justicia e igualdad

 

18

  Para no llevar más lejos nuestra discusión, parece que la justicia confuciana está basada en la noción de imparcialidad. Tal noción requiere que los cargos públicos estén distribuidos sobre las bases del mérito individual, que el gobierno debería atender el bienestar de todos, y que el gobierno debería dar la primera atención al desamparado. Pero, ¿requiere más la justicia confuciana? ¿Requiere una igualdad substantiva? Por ejemplo, ¿requiere que la oportunidad educativa sea hecha accesible a todos los niños, sin mirar su capacidad financiera o su antecedente social? ¿Requiere una igual distribución de la riqueza o de la prosperidad material?



 4.1 ¿Igual oportunidad educativa?

»En la instrucción, no hay cosas tales como las clases sociales.«

Confucio
(Nota 12)

19

  Los pensadores confucianos abogaban para que el gobierno – y la comunidad – patrocinaran que la educación fuera hecha libre para todos.  11  Confucio especialmente acentúa: »en la instrucción, no hay cosas tales como las clases sociales«.  12  Una justificación para la educación universal consiste usualmente en dos partes. Primero, ¿por qué el gobierno debería proporcionar la enseñanza y la educación? Segundo, ¿por qué la educación debería ser ofrecida a todos? La respuesta confuciana a la primera pregunta es clara: la educación, no la ley o las penas, es esencial para el desarrollo de las virtudes de la gente y la vida moral.  13  La respuesta a la segunda pregunta es menos obvia y requiere un poco de reconstrucción. Una posible respuesta es ésta: los confucianos no ven buenas razones para no permitir que algunas clases sociales reciban educación. Otra posible respuesta es que dado que el mandatario debería ayudar a todos a vivir una buena vida (la idea del gong), y dado que la educación es indispensable para una buena vida, el mandatario debería proporcionar la educación para todos.



 4.2 ¿Igual prosperidad material?

 

20

  Los pensadores confucianos no están comprometidos con la idea de que la riqueza o la prosperidad material debería ser distribuida igualmente. Ni tampoco encontraron la desigualdad de riqueza como inequitativa o injusta en sí misma. La idea de imparcialidad requiere que el gobernante trate a los súbditos imparcialmente. Pero en los textos confucianos parece que esta idea nunca es usada para condenar la desigualdad material como tal. Quizás una explicación para esto es que, en la visión confuciana, los bienes materiales son importantes para la vida ética de la gente solamente hasta un punto. Más allá de éste, la riqueza ni necesariamente impide ni promueve la vida ética de la gente. Tan sólo cuando el nivel de usufructo de un bien particular es importante para la vida ética de la gente, ese bien estaría sujeto al requerimiento de imparcialidad. Por ejemplo, Mencio insiste en que cada persona debería tener cierto grado de propiedad para vivir una vida éticamente buena – un gran componente de lo cual es cuidar de los propios padres y miembros de la familia.  14  La importancia de ayudar al pobre y promover la prosperidad material de la gente puede ser vista desde este ángulo: sin un nivel adecuado de sostén material la gente no puede vivir una buena vida. Por encima de este nivel de adecuación o suficiencia, la desigualdad de riqueza deja de ser de interés para la justicia confuciana. (Por supuesto, todavía puede ser de interés por otras razones. Por ejemplo, la extrema desigualdad de riqueza podría turbar la armonía social y la estabilidad, lo que los confucianos también atesoran).  15 



 5. Justicia confuciana: realidad histórica y relevancia
    contemporánea


Una sociedad justa
tiene las siguientes
características:

(1) Suficiente para todos

(2) Educación universal

(3) Meritocracia

21

  Estamos ahora en posición de describir y elaborar la naturaleza de la justicia confuciana. Sostengo que la justicia confuciana está basada principalmente en la idea del gong, lo que puede ser mejor entendido como "imparcialidad". La idea confuciana requiere que el gobierno cuide de la gente sin favoritismo o discriminación. La buena vida de la gente es entendida principalmente en términos del alcance de lo que ellos desarrollen en virtudes morales y lo que logren en relaciones humanas valiosas. El gobierno tiene la responsabilidad de promover las condiciones necesarias para una buena vida. Las condiciones incluyen salud, una cantidad de bienes materiales suficiente para vivir una buena vida, y educación, la que mejora su conocimiento y capacidades morales. La idea de imparcialidad implica entonces que el gobierno debería crear o favorecer estas condiciones imparcialmente para todos, de modo que cada persona esté en la posición de llevar una buena vida.

22

  De acuerdo entonces a esta concepción de justicia, una sociedad justa tiene las siguientes características: (1) Suficiente para todos – hay una provisión estatal que asegura que cada ciudadano usufructúa de un nivel de bienes materiales suficiente para vivir una vida éticamente buena. La primera prioridad sería dar al pobre y al necesitado. (2) Educación universal – hay educación patrocinada públicamente para todos. (3) Meritocracia – los cargos y posiciones sociales son distribuidos, y por lo tanto las diferentes retribuciones justificadas, sobre las bases del mérito individual.



 5.1 Realidad histórica

Alan Fox:
The Aesthetics of Justice: Harmony and Order in Chinese Thought.
external linkArtículo


Henry Rosemont:
Individual Freedom vs. Social Justice: A Confucian Meditation.
external linkArtículo


Joseph Chan:
Human Rights and Confucian Virtues.
En: Harvard Asia Quarterly 4.3 (2000).
external linkArtículo

23

  ¿En qué dimensión esta concepción de justicia se hizo realidad en la larga historia de China? Por razones de espacio puedo dar solamente una respuesta muy breve y parcial a esta gran pregunta. El principio de dar especial prioridad al necesitado y al pobre fue puesto en práctica por más de mil años. Chen Huan-Chang, autor de un importante pero olvidado libro publicado en 1911 con el título de The Economic Principles of Confucius and His School,  16  escribió que en la dinastía Song (960-1279), el gobierno central estableció un granero en cada distrito para el almacenamiento del arroz que venía de la tierra pública como renta. Los pobres y necesitados recibieron arroz y algunas veces alimentos y ropas. En la dinastía Ming (1368-1644) hubo decretos para sostener al desamparado. Por ejemplo, en 1386 se promulgó un decreto con el resultado de: »Entre la gente pobre, si la edad era mayor de ochenta, cinco medidas de arroz, tres de vino, y cinco de carne, eran mensualmente dados a cada uno de ellos . Si la edad era mayor de noventa, un rollo de seda y una medida de algodón se agregaban anualmente a esta cantidad. Aquéllos que poseían alguna tierra cultivable no recibían arroz. Para todos los de las cuatro clases –viudo, viuda, huérfano, el solitario- seis fanegas de arroz les eran dadas anualmente.«  17  Similarmente, en la dinastía Qing (1644-1911), cada distrito tenía un hospicio mantenido por el gobierno. Funcionarios que fracasaban en cumplir las responsabilidades de su prosperidad debían ser castigados. »De acuerdo al Código de la Ley de la dinastía Tsing (qing), si los funcionarios no sostenían las cuatro clases, la persona verdaderamente enferma y el inválido y el demasiado viejo, que necesitaban soporte público, serían penados con sesenta golpes de una larga hoz.«  18  Así, la idea confuciana de que el gobierno tiene una responsabilidad fundamental en la ayuda del necesitado y el pobre »ha sido puesta en la ley actual y sus efectos difieren solamente a causa de la eficiencia de la administración«.  19 

24

  La educación universal ha devenido parte del ideal político de una China unida desde el período Han (202 a.C. - 220 d.C.). El ideal »se pone en marcha en dos textos clásicos, el Registro de Ritos y los Ritos del Zhou, considerados generalmente como haber sido compilados en el período Han«.  20  Sin embargo, la limitada administración y las capacidades financieras del gobierno central han evitado que el ideal fuera totalmente implementado. La pérdida de la determinación y de la voluntad política fue otro factor. Como resultado, las escuelas fueron patrocinadas a menudo y sostenidas por organización comunitaria y caridad privada, además de aquéllas sostenidas por unidades administrativas locales. Se ha especulado que »había suficiente escuelas privadas y caritativas en la postrera Qing para enseñar las letras básicas entre un tercio y la mitad de los hombres en edad escolar«.  21  La educación universal no permaneció mucho tiempo como una realidad y como un ideal.

25

  La meritocracia ha sido bien establecida en China por más de mil años. No es exagerado decir que China creó lo que quizás fuera el más temprano y más desarrollado servicio civil meritocrático en el mundo premoderno. El sistema estaba basado en exámenes competitivos de servicio civil, el origen de los cuales puede ser rastreado hasta la dinastía Han (202 a.C. - 220 d.C.). Pero »en la dinastía Song los exámenes administrativos de gobierno se transformaron en la ruta más importante hacia el poder político en China. Por casi mil años (excepto el período inicial del dominio Mongol), China fue gobernada por hombres que habían llegado al poder simplemente porque ellos habían realizado sumamente bien los exámenes en el canon Neo-Confuciano«.  22 



 5.2 ¿Es todavía hoy atractiva?

El artículo fue apoyado por un subsidio del Research Grants Council of the Hong Kong Special Administrative Region, China (HKU 7129/98H).

26

  ¿Es la concepción confuciana de justicia todavía hoy atractiva? En una gran medida, sus elementos principales – cuidar del pobre y del necesitado, y promover el bienestar de todos, un sistema de examen meritocrático para el servicio civil, y educación universal – todavía hoy puede ser encontrado en las sociedades asiáticas que tienen una fuerte herencia confuciana, tales como Corea del Sur, Japón, Hong Kong, Taiwan, Singapur y China. Pero, ¿esta concepción todavía es atractiva cuando es comparada con algunas concepciones "progresistas" contemporáneas, las que son generalmente llamadas igualitarias o "democracia social"?

27

  Es importante notar las principales diferencias entre las concepciones de justicia confuciana y las igualitarias. La primera es un ideal de suficiencia y meritocracia, mientras que la otra es de igualdad. Desde un punto de vista igualitario, la distribución de cargos y posiciones de acuerdo al mérito individual de los competidores, es justa únicamente si los recursos iniciales de los competidores – tales como su antecedente familiar y los talentos naturales – son distribuidos igualmente. Los igualitarios tienden a ver una sociedad justa como un nivel de campo de juego en el que los individuos compiten entre ellos mismos por recursos y retribuciones a través de toda sus vidas. Sin embargo, la idea confuciana de meritocracia se preocupa solamente de las capacidades actuales de la gente y la justicia en la distribución de cargos y posiciones.

Joseph Chan
es Profesor Agregado de Teoría Política en la Universidad de Hong Kong.


28

  Por supuesto que la justicia confuciana se preocupa si la gente tiene la capacidad y recursos para llevar una buena vida. Pero no busca igualar las oportunidades de vida como tales. No ve las desigualdades naturales (tales como talentos naturales desiguales) o las desigualdades sociales (tales como desiguales antecedentes familiares) como inherentemente injusta. Cuando eso se transforma en tema del bienestar de la gente, prosperidad material y oportunidades de vida, la justicia confuciana busca promover suficiente para todos y no igualdad entre individuos. La idea es facilitar que cada persona tenga los recursos y la oportunidad para cultivar virtudes y relaciones valiosas, y disfrute las buenas cosas en vida. No hay duda que, ni del nivel concreto de suficiencia ni el concepto confuciano de buena vida sobre el que ese nivel está basado, pueden ser revisado a la luz de las experiencias modernas. Pero la idea de que el objetivo de la justicia es la suficiencia y no la igualdad es la parte principal de la justicia confuciana. La justicia requiere que el Estado proteja a cada persona de caer por debajo del nivel de suficiencia. Desigualdad material, social o natural más allá del nivel no posee problemas para la justicia. Por encima del nivel de suficiencia, la meritocracia funciona como el más importante principio de distribución de cargos y retribuciones. Esta concepción de justicia, u otras occidentales en algo similar, aunque no progrese lo suficiente hacia las igualitarias, parece quedar como una visión de justicia ampliamente compartida por mucha gente en muchas sociedades contemporáneas, asiáticas u occidentales.


Notas


 1   

Mencius, Book I, B: 5. La traducción de Mencio en la versión original es tomada de (1970) D.C. Lau trans. Mencius (London: Penguin Books), las cursivas son mías. 

 2   

Lo que no significa necesariamente prioridad "absoluta", tal como es entendida por John Rawls (1971): A theory of Justice (Cambridge/Mass.: Harvard University Press). (Hay traducción al español (1978): Una teoría de la Justicia. México: FCE, traducción de M.D. González). 

 3   

Xunzi (1990): A Translation and Study of the Complete Works, trans. John Knoblock (Stanford: Stanford University Press), Vol. II, Ch. 9: "On the Regulations of a King", 9.1, p. 94, las cursivas son mías. 

 4   

The Analects: 13.9. La traducción al inglés de The Analects es tomada de (1998) The Analects of Confucius: A Philosophical Translation, traducido por Roger T. Arnes y Henry Rosemont Jr. (New York: Ballantine Books). Arnes y Rosemont observan que el tema de Confucio de colocar el bienestar económico sobre la educación es traído »tanto a través de Mencio como de Xunzi, y llevado a la prioridad de lo económico y los derechos de prosperidad sobre los derechos políticos, en los discursos contemporáneos de derechos humanos«. Ver 254, nota 209. 

 5   

Mencius: Book VII, A: 23, Book I, A: 5, Book III, A: 3. 

 6   

Ibid., Book I, A: 7. 

 7   

Xunzi: A Translation and Study of the Complete Works, Vol. II, Ch. 9 "On the Regulations of a King", 9.1, 94. 

 8   

Lushi chunqiu, "Gui gong". 

 9   

The Analects: 2:19. 

 10   

Mencius: Book I, A: 3. 

 11   

Mencius: Book I, A: 7, Book III, A: 3. 

 12   

The Analects: 15.39. Ver también 7.7. 

 13   

Ver W. Thedore De Bary (1998): Asian Values and Human Rights: A Confucian Communitarian Perspective. Cambridge/Mass.: Harvard University Press, Ch. 4. 

 14   

Mencius: Book I, A: 7. »Solamente un caballero puede tener un corazón constante a pesar de una pérdida constante de medios de sostén. La gente, por otra parte, no tendrá corazones constantes si no está en medios constantes ... Por lo tanto, cuando se determina qué medios de sostén la gente debería tener, la vista clara de los gobernantes asegura que ellos sean suficientes, por una parte, para el cuidado de los padres, y por otra, para el sostén de esposa e hijos, de manera que la gente tenga siempre alimento suficiente en los años buenos y escape del hambre en los malos; solamente entonces él los llevará hacia la bondad; de este modo la gente encuentra fácil seguirlo.« 

 15   

The Analects: 16.1. 

 16   

Chen Huan-Chang (1911): The Economic Principles of Confucius and His School. New York, Columbia University Press. 

 17   

Ibid., Vol. II, 599. 

 18   

Ibid. 

 19   

Ibid. 

 20   

De Bary (1998), 41. 

 21   

El cálculo fue realizado por Evelyn Rawski, y discutido en De Bary (1998), 48-49. 

 22   

Lynda Shaffer: "China, Technology and Change", tomado de World History Bulletin 1986/87. Online: external linkhttp://acc6.its.brooklyn.cuny.edu/~phalsall/texts/shaffer.html



temas bibliografía agenda archivo antología calendario enlaces perfil

inicio  |  búsqueda  |  mapa de sitio  |  boletín  |  interphil  |  pie de imprenta  |  donativos