home
temas · enfoque   
temas bibliografía agenda archivo antología calendario enlaces perfil

Kazuo Sato

Diálogo y consenso en el encuentro tradicional japonés

 
English
Summary

To reach consensus in democracy, it is necessary to guarantee a free space where even the oppressed can express their opinion without concern for logical consistency and truth. The fact that chats have been neglected as the fundamental element of democracy shows that past democracy has been only for the few who could speak logically and consistently.  1 


Contenido

english  

1. La contradicción de la democracia moderna
2. El espacio libre como precondición de la democracia
3. Democracia "olvidada"
4. Comunicación y verdad



 1. La contradicción de la democracia moderna

»La contradicción más fundamental de la democracia en el siglo XX es que los ciudadanos no son libres en el clásico sentido griego de la palabra.«

1

  La contradicción más fundamental de la democracia en el siglo XX es que los ciudadanos no son libres en el clásico sentido griego de la palabra. Como es bien conocido, la palabra "democracia" significó originalmente el rol de la gente. Pero la palabra "gente" no significa todos los adultos comunes en la comunidad. Solamente aquellos que tenían propiedad, poder y cultura eran calificados. Por lo tanto, ciudadanos eran únicamente los hombres que controlaban la familia y estaban libres de las necesidades de la vida. Mujeres y esclavos estaban excluidos de la polis. La mayoría de los trabajadores varones no tuvieron el derecho de sufragar hasta el fin del siglo XIX. En la mayor parte de los países, las mujeres obtuvieron el derecho de sufragar solamente en el siglo XX. El primer reconocimiento al derecho femenino al sufragio fue en 1893, en Nueva Zelanda. En muchos países occidentales, fue tan solo después de la Segunda Guerra Mundial que las mujeres consiguieron el derecho a voto, como en Francia y Japón. La mayoría de los así llamados teóricos democráticos, tales como Montesquieu, Locke y Rousseau, nunca pensaron seriamente en contar a las mujeres como ciudadanos.

»Era cosa natural que el dominio de las necesidades de la vida familiar era la condición para la libertad en la polis.«

Hannah Arendt
(Nota 2)

2

  El punto central es la pregunta de por qué la mayoría de la gente común estuvo privada de este derecho tanto tiempo. Hannah Arendt ofrece una respuesta clara: en la polis griega, »era cosa natural que el dominio de las necesidades de la vida familiar era la condición para la libertad en la polis«.  2  Los ciudadanos en la sociedad democrática necesitaban estar eximidos de las necesidades de vida de las criaturas humanas. Era una precondición esencial para ser un ciudadano libre.

3

  Pero nosotros, seres humanos, tenemos que obedecer el cumplir con las necesidades vinculadas de ser criaturas vivientes, por ejemplo debemos pensar siempre en la supervivencia. Aún hoy filósofos y artistas no son libres, porque nuestra sociedad (Japón y los países occidentalizados) están totalmente bajo el control de la economía de mercado. La mayoría de los trabajadores, incluyendo profesores universitarios, están siempre temerosos de perder las posiciones de su trabajo actual. Los problemas de las mujeres son particularmente serios. La mayor parte de ellas no tienen opción de cuidar de sus miembros familiares y no pueden eludir los penosos quehaceres domésticos.

4

  Entonces, ¿cómo pueden las mujeres ser ciudadanos de la sociedad democrática, si ellas no pueden deshacerse de su hogar? O, ¿cómo puede la democracia del siglo XX funcionar en el sentido griego clásico? Si las mujeres no pueden ser eximidas de sus tareas domésticas y de los trabajos del nacimiento, ¿qué significa para las mujeres ser ciudadanas en nuestra sociedad "democrática" actual? Si la actividad de la vida política (bios politikos) consiste en acción (praxis) y discurso (lexis), bajo la presuposición de libertad entre los ciudadanos, ¿cómo pueden las mujeres comprometerse en discurso o acción no obstante estar obligadas de cuidar de sus miembros familiares?

5

  Como esta clase de preguntas no han sido tomadas seriamente en consideración, la democracia actual no puede encontrar su camino más allá de ello.



 2. El espacio libre como la precondición de la democracia



Kwasi Wiredu:
"Democracia y consenso en la política tradicional africana. Defensa de una institucionalidad política sin partidos".
En este número.
Artículo

6

  Lo que más me atrajo en la discusión de Kwasi Wiredu en Democracy and Consensus, es que él trató de presentar una alternativa al modelo clásico griego. Es especialmente importante que acentuara el sentido del consenso en el proceso de democracia. Así, él acentuó la importancia de la "discusión libre" citando las palabras del anterior presidente de Tanzania, Nyerere. Por supuesto, la discusión libre es la primera precondición en la búsqueda de consenso en el verdadero sentido de la palabra. Si no fuera por la libre discusión, la palabra democracia sería solamente la máscara para justificar el rol bajo la compulsión invisible tal como la amenaza de la moneda, el poder y la violencia. Si algún poder más conservador debería decir a otros lo que ellos podrían discutir libremente o expresar su opinión como piensan, muy pocos lo harían así, porque estarían temerosos de ser oprimidos o discriminados por otros medios.

7

  Pero, ¿cómo podemos discutir libremente? En la democracia griega clásica, la libertad era una cosa natural.

8

  Por el contrario, en nuestra presente sociedad, no somos libres. Es verdad que somos libres en el sentido de que no somos esclavos, pero no somos libres en el sentido de que estamos involucrados en la economía de mercado. Lo máximo que la economía de mercado desarrolla es lo mínimo de lo que podemos deshacernos. En este sistema, donde el principio de competitividad es lo dominante, la esfera de igualdad desaparece. Bajo el disfraz de la sociedad libre, existe una jerarquía estable donde los roles principales son la meritocracia y la competencia. Entonces, el problema más esencial en nuestra democracia estaría en demandar cómo la gente desigual y no libre podría ser activa como ciudadanos y sentirse libre e igual en esta sociedad jerárquica. Para garantizar las discusiones libres, la libertad por sí misma debe estar garantizada antes que todo. En otras palabras, una nueva polis debe ser establecida donde la gente pueda realmente ser libre e igual.

»Como muchas feministas puntualizan, es imposible separar la esfera pública de la privada en la vida cotidiana. Solamente los gobernadores y los dueños del poder pueden decidir qué es público de acuerdo a sus propios intereses.«

9

  No debería pasarse por alto que la polis no es un hecho dado en esta sociedad actual. Por el contrario, la polis como el espacio para la democracia debería ser buscado y establecido conscientemente, puesto que en la sociedad actual no hay una clara frontera entre la esfera política como el espacio de la libertad y lo privado como de la necesidad, lo cual está bajo el control de la economía de mercado

10

  Como muchas feministas puntualizan, es imposible separar la esfera pública de la privada en la vida cotidiana. Solamente los gobernadores y los dueños del poder pueden decidir qué es público de acuerdo a sus propios intereses. Para ellos lo público significa lo que quieren poner bajo control. Pero para la mayoría de la gente existente, lo que quieren para su propia vida, todas sus actividades están íntimamente conectadas unas con otras. Por consiguiente, lo público no puede ser separado de lo privado.

11

  Tomemos por ejemplo, como un caso, la tradición de la clitoridectomía. ¿Es la clitoridectomía una tradición pública o una privada? Si una jovencita puede aceptar esta repugnante tradición como una decisión privada no es muy complicado. Aun si no la quiere, sería muy difícil rechazarla. En caso de rechazarla, ella puede quedar incomunicada en su aldea y ser incapaz de casarse. Por lo tanto puede disimular el tener la voluntad de aceptarla. ¿Puede haber una decisión libre o un discurso libre en tal situación? Su decisión privada está fuertemente controlada por la tradición de su aldea. En tanto que quiera o deba permanecer en su aldea, no habrá en muchos casos posibilidad real de rechazarla.

12

  Así, debemos ser muy cuidadosos cuando hablamos de libre discusión. Solamente cuando dejamos de lado nuestros intereses puede comenzar la libre discusión. Juzgando desde la situación de la mayoría de las mujeres, no ha habido condiciones suficientes para el discurso libre excepto en las conversaciones muy privadas entre ellas mismas. Si dicen "No", serán excluidas. Si dicen "Sí", el resultado será muy horrible. ¿Qué deberían hacer en tal situación? Es una pregunta muy importante.

»Si el significado de la democracia no consiste en la regla de la mayoría sino en la soberanía del pueblo, el principal a ser considerado es cómo la gente puede encontrar el lugar para la libre discusión.«



13

  En realidad, la mayoría de las mujeres japonesas se han mantenido quietas en la esfera pública. Sin embargo, lo que no debería descuidarse es el hecho de que esta actitud no está restringida únicamente a las mujeres, sino que se extiende a mucho de la población que no puede ser libre en sus vidas. En la situación actual, donde el principio de competitividad prevalece en los lugares de trabajo, y por lo tanto el peligro de perder las esperanzas del propio empleo, la libertad y la igualdad no son realidades sino solamente un principio formal. Entonces, no está segura sino en peligro la primera precondición de la democracia en sí misma.

14

  Si el significado de la democracia no consiste en la regla de la mayoría sino en la soberanía del pueblo, el principal problema a ser considerado es cómo la gente puede encontrar el lugar para la libre discusión. En la actual situación japonesa, la esfera pública no es pública sino la consecuencia de luchas de poder bajo la esfera pública. Como Norberto Elias ha puntualizado  3 , la democracia representativa como la del sistema multipartidario en su estricto sentido únicamente puede funcionar en una sociedad donde los intereses fundamentales (especialmente los intereses económicos) son aceptados como comunes entre su pueblo. Pero aun si hay un consenso en cuanto a los intereses económicos, no está completa todavía la precondición de la discusión libre sobre los problemas políticos.



 3. Democracia "olvidada"

»Entonces, el mejor modo de evitar el potencial desacuerdo sería tratar de tomar en cuenta el punto de vista de la oposición. Si las ideas del grupo de oposición son oídas, entonces el grupo minoritario podría permanecer como parte de la sociedad aun bajo las reglas de la mayoría.«

15

  En Japón, históricamente, hemos tratado de mantener la "armonía" (Wa) dentro de una comunidad. Por supuesto, bajo el disfraz de la armonía, la opresión de opiniones alternativas siempre puede suceder. La armonía es usada frecuentemente para justificar el control y la opresión. Debemos ser cuidadosos en utilizar el vocablo "armonía" o "consenso" no sea que glorifiquemos dictaduras tales como en los países socialistas en tiempos pasados.

16

  Pero cuando examinamos cuidadosamente y en detalle nuestra pasada sociedad, también encontramos muchos recursos reglados aun entre la propia gente para mantener comunicación en armonía. La palabra "armonía" puede ocultar la opresión de opiniones alternativas cuando está manejada por los gobernantes, aunque es valiosa considerándola como medio de comunicación cuando ha sido pasada de generación en generación entre el populacho en general. La razón por la que esta clase de recursos ha sido inventada en Japón no es simple. Como consecuencia, cuando sucede una lucha seria de diferencias de opiniones dentro de una comunidad, no es fácil para el grupo comunitario salir de la comunidad o del país. Aunque el grupo no pueda estar contento con lo que la mayoría decide, con frecuencia tienen que permanecer como antes en la sociedad. Entonces, el mejor modo de evitar el potencial desacuerdo sería tratar de tomar en cuenta el punto de vista de la oposición. Si las ideas del grupo de oposición son oídas, entonces el grupo minoritario podría permanecer como parte de la sociedad aun bajo las reglas de la mayoría.

17

  Esta clase de cultura ha sido conservada en gran estima en nuestra sociedad. Permítaseme dar un interesante ejemplo reportado en un libro sorprendente, The Forgotten Japanese, de Tsuneichi Miyamoto. Este libro es muy significativo, porque desde el fin de la Segunda Guerra Mundial la mayor parte de los estudiosos e intelectuales de nuestra sociedad, orientada a la democracia, han estado propensos a considerar todas las clases de modos tradicionales de pensamiento o de vida como feudales o patriarcales. Como consecuencia, estuvieron de mala gana para encontrar elementos democráticos en nuestra pasada cultura. Aunque sus intenciones ideológicas eran hacia la democracia, eso nunca significó que ellos realmente trataran de encontrar tradiciones democráticas en las vidas de la gente japonesa común. Por el contrario, frecuentemente importaron de Occidente la noción de democracia, especialmente después de la Revolución Francesa. Naturalmente esta clase de democracia es originalmente conveniente para aquellos que son ciudadanos independientes y libres, tales como gentes de buena posición, pequeños propietarios de tierras, y la burguesía. No es sorpresa que esta clase de democracia no podría echar raíces fácilmente entre la población japonesa más amplia. Consecuentemente, los intelectuales con frecuencia se quejaron del atraso de los medios de comunicación japoneses. Para estar seguros, no debemos subestimar la influencia negativa de los dominadores de la ideología tradicional. Esto es totalmente antidemocrático y esta ideología siempre espera por un regreso en una forma renovada.

»La ilusión de que todo el progreso es en sí mismo bueno nos lleva a mal comprender lo que está degenerando como progreso y aniquilar no solamente el ser humano sino todas las clases de seres vivientes.«

Tsuneichi Miyamoto
(Nota 5)

18

  En nuestra sociedad, los intelectuales estaban inclinados a discutir los problemas políticos de la democracia como la elección entre el Occidente moderno y el nativo tradicional. Ellos pensaron el Occidente moderno como democrático y la tradición nativa como antidemocrática. Pero la alternativa más fundamental sería la de la democracia entre la forma gubernamental y el modo de buscar el consenso entre la gente.  4 

19

  En este punto, la contribución de Miyamoto es grande: descubrió las formas olvidadas del consenso en la relación tradicional humana. Miyamoto anunció claramente que es lo "olvidado". Lo "olvidado" se refiere a lo que ha sido rechazado en el proceso den occidentalización o bajo el nombre de "progreso". »La ilusión de que todo el progreso es en sí mismo bueno nos lleva a mal comprender lo que está degenerando como progreso y aniquilar no solamente el ser humano sino todas las clases de seres vivientes.«  5  Desde este punto de vista, Miyamoto trata de entrevistar los viejos hombres y mujeres, quienes principalmente hablan sobre cómo ellos soportan y se alientan uno a otro en su vida cotidiana.

20

  En un capítulo, él describe cómo la gente discute y llega al consenso en los encuentros de aldea. Cuando un problema aumenta y deviene tema de controversia, lo que se considera más importante es discutir el tema lo suficiente para que todos los miembros sientan que ellos han expresado totalmente sus opiniones. Consecuentemente, no es fuera de lo común tomar varios días para llegar a un consenso sobre un problema.

»El principal objetivo de la discusión no está centralizado en la búsqueda de la verdad, de modo que la consistencia lógica no juega ningún rol esencial.«



21

  La característica más distintiva de la discusión es que de ninguna manera eso se concentra. Aun si un tema aumenta, cuando puede ser contestado, el conflicto directo es cuidadosamente evitado. Además de evitar hostilidad inútil, si algún contra argumento se produce, la persona a cargo desvía el tema del antagonismo y cambia el tópico. Después de que los miembros "conversan" sin ningún tema aparentemente central por un tiempo, retornan al primer asunto. Si no obstante continúa alguna posibilidad de desacuerdo, entonces el mismo proceso será repetido hasta que todo llegue a sentirse como que es tiempo para un consenso.

22

  En esta clase de encuentro, hay algunos puntos remarcables que nosotros raramente encontramos en las formas modernas de democracia europea. Primero, el principal objetivo de la discusión no está centralizado en encontrar la verdad, de modo que la consistencia lógica no juega ningún rol esencial. En los casos más arriba mencionados, los miembros no siempre son requeridos de permanecer en la sala de reuniones. En algunos de ellos necesitar ir a casa, y entonces pueden dejar sus asientos y pueden así tener la oportunidad de considerar la opinión opuesta en calma. Ellos piensan que es cosa natural que el tema no puede ser tratado y decidido desde un criterio de consistencia lógica. No es la discusión en búsqueda de la verdad sino la conversación para una comunicación mutua el interés fundamental. Por lo tanto la "charla" (zatsudan) en sí misma es más importante.

»Además, en casos donde las opiniones fueron dejadas sin decidir, el tiempo para una consideración cuidadosa fue preservado como una condición necesaria para lograr consenso. Solamente después de un largo tiempo para una comunicación cuidadosa y deliberada podía la persona a cargo proponer una decisión final.«

Tsuneichi Miyamoto
(Nota 6)

23

  En esta clase de zatsudan, los miembros pueden hablar de lo que quieran con otros. »La conversación en tal situación (un encuentro en la aldea) puede no haber sido como la que experimentamos ahora donde la consistencia lógica prevalece. Varias clases de anécdotas deben haber jugado un rol esencial como el método principal para la comunicación. En otras palabras, cuando alguien habla en conexión con lo que ha experimentado, entonces los otros miembros pueden comprenderlo más claramente y es más fácil para el mismo que habla. Aun durante la conversación era necesario poner un tiempo de intermedio para que todos los miembros pudieran reflexionar serenamente. Además, en casos donde las opiniones fueron dejadas sin decidir, el tiempo para una consideración cuidadosa fue preservado como una condición necesaria para lograr consenso. Solamente después de un largo tiempo para una comunicación cuidadosa y deliberada podía la persona a cargo proponer una decisión final. Entonces nadie en la aldea sentía que su opinión fue rechazada. Esto hizo muy llana la comunicación en el interior de una pequeña aldea. Al mismo tiempo, este tipo de proceso daba autoridad al encuentro.«  6 

24

  De acuerdo a Miyamoto, los tópicos no están restringidos a lo que el jefe propone al comienzo. Por lo tanto es importante que ellos hablaran en relación a lo que habían experimentado. Esto asegura que la mayoría de la gente exprese sus opiniones aun si no están bien educados. Por otra parte, como estas opiniones están enraizadas en sus propias experiencias, los otros las desean oír. Si una opinión es expresada solamente como el resultado de un razonamiento abstracto, no siempre sería necesario oírla, porque la opinión del orador no estaría basada en sus propias experiencias sino únicamente en el resultado de un razonamiento lógico. Cuando lo que importa es la opinión más consistente y lógica, la mayor parte de la gente dejará de expresar su opinión y seguirá las afirmaciones de la persona más intelectual. Entonces ello no será el lugar (topos) para una mutua comunicación basada en igualdad y libertad, sino para una regla jerárquica.

25

  Para resumir, hay al menos cuatro importantes características de esta clase de democracia en el encuentro tradicional japonés. Primero, la comunicación mutua es el objetivo más importante para el encuentro. Una decisión política puede ser lograda solamente después de que los miembros han tenido un suficiente intercambio de opiniones sin decidir cuál opinión es la mejor. Segundo, es especialmente importante que los miembros puedan hablar sobre todo lo que ellos encuentran relacionados al tema. Se presta mucha atención a las contribuciones de los miembros que hablan basado en sus propias experiencias. Esto hace posible que todas las opiniones puedan ser respetadas como la expresión única de la propia experiencia de vida.

26

  Tercero, es absolutamente necesario garantizar el tiempo suficiente para la consideración deliberada para buscar la decisión final. Es necesario evitar conflictos sin sentido entre los miembros que están presentes en el mismo encuentro. Así, el mejor modo de buscar el acuerdo es que la opinión de cada uno sea respetada como única, como enraizada en su propia experiencia. Y es verdadero que cada opinión tiene algo único cuando es contada desde la experiencia propia.

Hidetoshi Kato:
Qualitative Sociology in Japan
external linkArtículo

27

  Cuarto, en consecuencia la producción de decisiones y una más profunda comunicación mutua están íntimamente relacionadas una con otra. Aun si una opinión es adoptada como la decisión del encuentro, otras opiniones no deberían ser rechazadas o denegadas sino cuidadosamente discutidas y consideradas. El encuentro es el lugar donde cada miembro puede elaborar su opinión al oír a otros y tomar sus puntos de vista en consideración. Al prestar atención a otros uno puede desarrollar su propia opinión hasta que todos los miembros puedan aceptar la decisión. La clave para la decisión es que las opiniones de todos los miembros deberían ser debidamente respetadas y no ser instantáneamente excluidas o dejadas de lado. Cuando las opiniones de los miembros son tratadas sin importancia, ellos sienten como si sus existencias mismas no fueran aceptadas.



 4. Comunicación y verdad

»La verdad lleva en sí misma un elemento de coerción.«

Hannah Arendt
(Nota 7)








28

  En Japón hemos buscado por largo tiempo garantizar varias oportunidades para la comunicación de los miembros de la comunidad, por miedo a que ellos fueran rechazados o ignorados. Así en los encuentros orientados a la democracia, aun si algunos miembros no expresan sus opiniones, tratamos de prestarles atención. Tratamos de comprender por qué no dicen nada. En nuestra sociedad, si alguien guarda silencio durante la reunión, no lo consideramos como desinteresado o incapaz de comprender la comprensión. Miramos el silencio como un modo de expresar una actitud hacia la discusión.

29

  Cuando interpretamos esta cultura desde un punto de vista filosófico, deviene el problema de la verdad. Como es típico en la noción de verdad en Platón, la verdad es distinta en la conversación de la gente común en la tradición europea. La verdad (aletheia) no tiene nada en común con la opinión de la gente (doxa). En consecuencia en orden a la búsqueda de la verdad los filósofos deben estar alejados de la gente común.

30

  Ante todo, ¿para qué tenemos una reunión? Si encontrar la verdad es el principal objetivo, entonces sería mejor permanecer en el hogar y contemplar en soledad la búsqueda de la verdad. Es valioso considerar la profunda razón de por qué en una reunión política nos enfocamos nosotros mismos en encontrar la verdad o decidir qué es correcto. Si una opinión es tomada como la verdad, todos los otros miembros están obligados a seguirla porque es la verdad. Como Arendt señala: »La verdad lleva en sí misma un elemento de coerción«.  7  La importancia de la verdad es debido a su poder en el contexto político o social. Una vez que la opinión de alguien es preservada como la más persuasiva o la más próxima a la verdad en una reunión, entonces él o ella tendrá algún poder en el grupo o comunidad. En este sentido, verdad y poder tienen una íntima relación en la sociedad. »El problema es que la verdad exacta, como otras verdades, perentoriamente reclama ser reconocida y evita un debate, y el debate constituye la profunda esencia de la vida política. Los modos del pensamiento y la comunicación que participan con la verdad, si son vistos desde una perspectiva política, necesariamente son dominantes, no toman en cuenta las opiniones de otra gente, y tomar en cuenta esto es el sello distintivo de todo pensamiento estrictamente político.«  8 




»El primer paso es que todos los miembros deberían ser aceptados como miembros de la comunidad. Solamente después que este primer paso esté completado puede ser tratado el problema del consenso.«

31

  Cuando la pluralidad es la primera condición de la vida política, como dice Arendt, y si el significado de lo político consiste en promover la comprensión mutua y el obrar en acuerdo, la verdad no puede tener la prioridad en una reunión. En este sentido, hay dos procesos para la búsqueda de consenso en una democracia.

32

  El primer paso es que todos los miembros deberían ser aceptados como miembros de la comunidad. Solamente después de que este paso esté completado puede ser tratado el problema del consenso. Si no se cumple el primer paso, las políticas para el consenso serían bastante engañosas. Si algunos son libres y otros no, toda clase de "discusiones libres" serán solamente una ceremonia para la justificación de la regla.

33

  Por lo tanto, lo que requiere el primer paso de la verdadera democracia para su realización es que la gente que no es libre devenga libre de cualquier clase de opresión. Su opinión (doxa) debería ser oída y aceptada de manera que puedan ser capaces de sentir plena de sentido su existencia como miembros en la comunidad. Este paso era innecesario en la democracia clásica griega, porque sus miembros eran libres desde un comienzo. Y es bien conocido que Platón distinguió la verdad de la opinión y no hizo caso de de esta última. Pero en la democracia actual, este paso es esencialmente importante. Aunque legalmente nuestra sociedad es libre, la mayor parte de la gente conoce muy bien que ella no es libre ni igual si no tiene ni dinero ni poder. Para superar esta clase de invisible desigualdad es absolutamente necesario que ellos se sientan alentados y reconocidos de ser activos.

34

  Desde este punto de vista, la conversación que las mujeres sostienen entre ellas mismas es algo diferente de la de los hombres. Dale Spender caracteriza esta diferencia claramente. Comparado con la conversación o discusión que mantienen los hombres, donde prevalece »la estrategia verbal competitiva«, en las mujeres está »cooperativamente« orientada.  9  En esta estrategia cooperativa, no juega una parte esencial la discusión en la que los objetivos sean decidir cuál discurso es el mejor o cuál discurso es el más próximo a la verdad. rom this point of view, the conversation women hold among themselves is something different from that of men. Dale Spender characterizes this difference clearly. Compared with the conversation or discussion men hold, where »competitive verbal strategy« prevails, that of women is »cooperatively« oriented.  9  In this cooperative strategy, the discussion which aims to decide whose speech is the best or whose speech is the nearest to the truth, does not play an essential part.

»Si la cooperación mas que la competición y la dominación fuera a ser altamente valiosa en la discusión, si 'hablar' fuera visto como una oportunidad para el entendimiento de las visiones de otros y no sólo para airear lo propio, nosotros testimoniaríamos profundos cambios.«

Dale Spender
(Nota 11)

35

  En esta clase de comunicación, lo que es más importante no es obtener la verdad sino incitar al mutuo entendimiento. Así, de acuerdo al libro de Spender, »hay una rotación del orador en los grupos únicos de mujeres, una estructura más cooperativa e igualitaria para hablar«. Por contraste, »una jerarquía estable se establece por sí misma en los grupos únicos de hombres, donde alguien deviene dominante y retiene la posición hasta que hay un cambio un cambio exitoso«.  10  Si la verdad es aislada de la comunicación, no necesitamos discutir. Esto es por lejos el principio de la democracia. Además, »cuando estos estilos son llevados juntos las oportunidades para los hombres se extienden mientras que aquéllos para las mujeres se reducen«.

36

  Aunque las mujeres han obtenido el sufragio y pueden participar de las asambleas públicas, esto no garantiza que allí ellas puedan ser libres e iguales. Para cambiar esta situación, Spender propone »quizás en vez de estar interesados en lograr que las mujeres hablen mas como hombres, sería más productivo modificar nuestra línea de razonamiento como norma de hombres, y trabajar para ayudar a que los hombres escuchen mas como mujeres, porque me parece que el coro de estrategias cooperativas para hablar, de las mujeres, es respetuoso y competente en la escucha. Si la cooperación (lo que implica ser oyente voluntarioso tan bien como orador voluntarioso) mas que la competición y la dominación fuera a ser altamente valiosa en la discusión, si 'hablar' fuera visto como una oportunidad para el entendimiento de las visiones de otros y no sólo para airear lo propio, testimoniaríamos profundos cambios«.  11 

»Para los hombres, viviendo en compañía, la inagotable riqueza del discurso humano es infinitamente más significante y pleno de sentido que Una Verdad pudiera nunca ser.«

Hannah Arendt
(Nota 12)

37

  Por supuesto, esta clase de desarrollo es necesario no únicamente desde el punto de vista feminista sino también para la democracia en esta sociedad desigual. Si la democracia puede funcionar solamente bajo libertad e igualdad, el primer paso que tomaríamos en cuenta será una »estrategia verbal cooperativa«. En esta estrategia, no el consenso sino la comunicación mutua es el primer y más importante objetivo.

38

  TEsta estrategia me recuerda el significado de lo "político". ¿Por qué Aristóteles definió al ser humano como un zoon politikon (animal político)? ¿Esto "político" significa solamente el sufragio en la producción de las decisiones políticas modernas? Si el significado del ser humano consiste en esta clase de derecho de voto, ¿por qué la tasa de voto en las elecciones nacionales es frecuentemente menos del 50% en muchos países, tales como Japón y Estados Unidos?

39

  El significado de la "político" para el ser humano está, de acuerdo con Arendt, en »la visión de que para los hombres, viviendo en compañía, la inagotable riqueza del discurso humano es infinitamente más significante y pleno de sentido que Una Verdad pudiera nunca ser«.  12  Por lo tanto, en la vida "política", en el primer paso no podemos omitir que ellos pueden disfrutar sus discursos o conversaciones entre sus iguales. Igualdad significa en este contexto que cada opinión (doxa) se respeta porque está basada en la propia experiencia personal o mismidad. La razón por la que la charla (zatsudan) es importante para la vida "política" es que los miembros pueden expresar cualquier cosa que ellos tengan en su mente. Además, otros miembros pueden desarrollar esta idea en una dirección inesperada, la que a su vez puede ser extendida en otra dimensión. Aunque esta clase de conversación no puede ser lógica como los típicos argumentos filosóficos, debe ser muy interesante para los miembros.

40

  Porque la opinión de todos los miembros son tratadas igualmente y oídas por cada uno de los otros, ellos pueden disfrutar de la charla. En la charla o zatsudan, los tópicos no pueden estar restringidos o regulados por el tiempo en búsqueda de la verdad sino por los intereses de los miembros. La charla es interesante (inter + esse)  13  porque es sostenida entre (inter) iguales. Algo llega a ser interesante solamente donde ellos hablan en acuerdo. Eso puede suceder únicamente desde y en su charla. La conversación de un miembro puede ser exitosa y desarrollada por la conversación de otro miembro. Aun la idea original puede estar elaborada en una nueva, a través de la cual una idea solitaria puede estar compartida en común o buscar un nuevo sentido. Esto es inter-esante porque esta acción en acuerdo puede dar esta alegría.







41

  Probablemente el significado original de lo "político" en el griego polis no estaba en el proceso de búsqueda de consenso, sino en esta clase de obrar y conversar en acuerdo. Juzgando desde este punto de vista, la idea de consenso de Wiredu es insuficiente. De acuerdo a Wiredu, el proceso de consenso puede ser expresado solamente por la metáfora de un cocodrilo de dos cabezas con un estómago. Si las dos cabezas pudieran verse una a otra, advertirían el sinsentido de la lucha entre ellas por el alimento, porque su estómago es uno y el mismo. En tal situación, la diferencia puede ser considerada ilusoria. Los comentarios críticos de Eze y Presbey son persuasivos en este punto.  14  La descripción de Wiredu puede superar algunos conflictos irreconciliables, tales como la discusión de clitoridectomía. No podría comprometerme en este punto para aquellas mujeres quienes odian esta tradición. Por lo tanto el consenso puede ser un elemento de la democracia pero no puede ser su objetivo.  15 

42

  Así, la primera condición de la democracia sería que cada miembro debería ser aceptado y reconocido como único y diferente. Solamente después de este reconocimiento los miembros pueden tratar de buscar un consenso. El consenso es importante porque las opiniones de los miembros son diferentes. Si el consenso fuera el primer requerimiento, las diferencias podrían ser superfluas.

43

  En consecuencia, la primera condición de la democracia debe ser el reconocimiento de las diferencias entre los miembros. Entonces, la segunda sería no el consenso sino la voluntad de consenso. Es verdadero que el acuerdo es pleno de sentido y precioso, si es adquirido después de suficiente discusión sin oprimir a ningún miembro. Pero el consenso no debería ser el primer objetivo, sino la garantía de una conversación libre e igual, porque el reconocimiento de que cada miembro es único debe ser considerado lo más importante.

Kazuo Sato
es profesor en la Facultad de Educación en la Universidad Chiba en Japón.

44

  En las pasadas discusiones de la democracia, la importancia del esfuerzo para garantizar una conversación libre e igualitaria fue dejada de lado, porque la idea de democracia había estado basada en la idea clásica de democracia, donde la igualdad y la libertad se suponían que estaban ya dadas desde un comienzo. Además, en la democracia moderna, en lugar de la garantía de libertad e igualdad (porque se consideraba que ya estaba dado) solamente el proceso de producción de decisión ha sido considerado el centro. La experiencia de libertad e igualdad está puesta fuera de la esfera política y transferida a las actividades no políticas como festivales o conciertos de música rock. En algunos países, esta clase de discusiones libres pueden ser encontradas sólo en un café o lugar de charlas, que son considerados por no tener relación con la democracia y lo "político".  16  Pero, cuando consideramos el significado original de democracia, este proceso debe ser revaluado. Solamente esto puede dar sentido a la idea de consenso de Wiredu.


Notas


 1   

Este trabajo está basado en una conversación con mi amigo Yoshie Iwaya

 2   

Hannah Arendt (1958): The Human Condition. Chicago: University of Chicago Press, 31-32. 

 3   

Norbert Elias / Eric Dunning (1986): The quest for excitement. Sport and leisure in the civilizing process. Oxford – New York: Blackwell, 27. 

 4   

Chomin Nakae, uno de los pensadores más representativos sobre la democracia en el siglo XIX, distinguió la democracia populista (democracia Kaifuku) de la democracia dada por el gobierno o los intelectuales (democracia Onshi), considerado el primero como el fundamento de la democracia. 

 5   

Tsuneichi Miyamoto (1984): The forgotten Japanese. Tokyo: Iwanami Bunko, 323. 

 6   

Ibid., 20-21. 

 7   

Hannah Arendt (1954): Between Past and Future. New York: Viking Press, 239. 

 8   

Ibid., 241. 

 9   

Dale Spender (1985): Man Made Language. London: Routledge & Kegan Paul, 127. 

 10   

Ibid. 

 11   

Ibid., 128. 

 12   

Hannah Arendt (1954), 234. 

 13   

Sadayoshi Fukuta, un original filósofo japonés, acentúa el significado del interesarse en el diálogo (zatsudan) de las mujeres japonesas. Ver sus libros (1981) Philosophy of Interestingness, Tokyo: Heibonsha, y (1985) Buddhism as Chat, Tokyo: Hosei University Press. 

 14   

Emmanuel Chukwudi Eze (1998): "Demokratie und Konsensus?". In: polylog. Zeitschrift für interkulturelles Philosophieren 2, 41-42; y Gail M. Presbey (1998): "Akan-Chiefs und Koenigsmütter im heutigen Ghana". En: polylog. Zeitschrift für interkulturelles Philosophieren 2, 51-52. 

 15   

Gail M. Presbey (1998), 51. 

 16   

En algunos de los países mediterráneos, tales como el sur de Italia, Grecia, la Croacia adriática, encuentro una costumbre muy interesante de reunirse juntos y conversar en la tarde sobre la calle principal de la localidad, lo que es llamado corso en italiano. En el corso, ellos disfrutan de conversar tan solo porque quieren disfrutar de esta clase de conversación. Naturalmente también discuten sobre temas políticos, pero el propósito principal es la conversación en sí misma, lo cual debe ser el real fundamento de la democracia. 



temas bibliografía agenda archivo antología calendario enlaces perfil

inicio  |  búsqueda  |  mapa de sitio  |  boletín  |  interphil  |  pie de imprenta  |  donativos